domingo, 2 de noviembre de 2008

Gritos

Llueve en el exterior y también en el interior, las gotas de agua mojan mi pelo, las lágrimas saladas empapan mi rostro y mientras todo se convierte en agua siento como en mi corazón también hay una enorme cascada de tristeza que no se puede parar...

Son las 9 de la mañana, suena el despertador y como siempre con el primer sonido me levanto de un golpe y voy a pararlo...tropiezo con la cama de mi madre y decide levantarse conmigo. Nos dirijimos a la cocina, cada una prepara su almuerzo, nos sentamos en la mesa y empezamos tomar el dulce café de la mañana...las palabras surgen y van rompiendo el silencio, palabras que se clavan en mi, son pequeñas espinas que estando ya clavadas siguen aprentando y profundizando para aumentar su dolor...

Intento cambiar de tema, algo que aún sabiendo que es imposible siempre sigo intentar hacer...como siempre no es válido, cualquier tontería hace que ella retome el tema inicial...decido levantarme, ya he acabado y le digo que voy a fumarme un cigarro...salgo a la galería y viene tras mío...pienso en que preferiría disfrutar del cigarro en soledad pero callo e intento agradecer su compañía...mientras apago el cigarro me enciendo otro...de buena mañana los nervios ya se me están comiendo...

Acabo de fumar y volvemos a sentarnos, de repente se oye un pequeño ruido, parece que mi padre va a levantarse, mi madre me dice que me vaya a la habitación, no entiendo porque trata de alejarme de él, ella quiere que lo evite, sin embargo yo nunca tengo intenciones de hacerlo...obedezco con la esperanza de que mi padre venga en poco tiempo a saludarme y desearme los buenos días...espero, espero, sigo esperando...abro los ojos y me doy cuenta de que eso no va a suceder...de repente por la ventana de mi habitación aparece mi padre diciéndome que salga a fumarme un cigarro con él...

Salgo fuera, me estoy congelando, pero lo importante es que él quiere que esté a su lado...empezamos a hablar, el tema de siempre empieza a surgir...primero con mi madre, luego con mi padre...los dos hablan de lo mismo, pero solo conmigo, entre ellos ese tema nunca ha existido...la cabeza está a punto de estallarme, los ojos de mi padre empiezan a humedecerse, intento animarlo, le digo que llore pero que también hable, que escuche sus pensamientos, que ello le ayudará, que yo estoy para escucharle...seguimos hablando, parece que su tristeza queda algo cambiada...por otra parte consigo convencerle de que acompañe a mi madre a ver a su padre...

Entro a casa, me dirijo a la habitación y en una aparición estelar aparece mi madre...empieza a interrogarme para saber que he hablado con mi padre...no quiere escucharme pero sin embargo sigue preguntando...empieza a pronunciar palabras que me dejan más abajo del suelo, quedo invadida por un enorme silencio, ella se dirige a la puerta y mientras sigue desahogándose a mi costa, mis ojos no pueden más y empiezan a derramar lágrimas...NO pienso...pero nada puedo hacer para evitarlo, entonces viene la segunda parte, empieza a gritar, me hace sentir culpable de cosas de las que no soy, saca el tema de siempre...me rindo y ella desaparece...

Al cabo de un rato los gritos siguen existiendo pero esta vez entre ellos, como siempre la discusión ha empezado...ya tardaban demasiado...

Me encierro en la habitación y tan solo una melodía llega a mi cabeza...tan solo aquella canción que me encantaría que escuchasen y reflexionasen sobre la letra...El tema de siempre se ve reflejado en ella...este es que no se soportan...

http://es.youtube.com/watch?v=VrhXfoSor-U

12 comentarios:

mar dijo...

Desde la lejania va mi abrazo...
Si quieres gritar,grita,
si quieres llorar, llora,
aqui estaremos para endulzar tus gritos, para secar tus lagrimas.
Un besito y una estrella.
Mar

tetealca dijo...

A veces se hace dificil la comunicación.
Cuando quiero hablar no me escuchan.
Cuando necesito escuchar, no me hablan.
Pero esa puerta, la del dialogo siempre debe de quedar abierta.Y eso si depende de nosotros.
Un saludo.

amor dijo...

que encontremos todos los secretos, todas las llaves, la de la paz, la de la vida, la del amor, la del silencio, la del beso, que nos den todas

pumuki dijo...

por que nuestro amor no es una broma...

tal vez sea hora de poner las cosas claras, de buscar una solución, no puede ser que esteis en la galería hablando.. supongo que esto no es de ahora y que ya habréis intentado otras veces el arreglo, pero animo...
y sobre todo, auqnue te influya, qeu te tiene que influir, intenta que sea lo menos posible, busca un lugar que sea tuyo, pero no tu habitación mientras escuchas los gritos de fondo.... tal vez me tomes por imbecil.. no se nada de tu vida, pero yo intentaría(creo, y digo creo por que es muy facil hablar cuando quien habla no es protagonista de la historia)salir de casa, apuntarme a lagun curso, estudiar, buscar trabajo, algo que te saque de casa, pero solo el tiempo suficiente, algo que te sauqee de casa, que te haga tener la cabeza en otro lado, aunque solo sea irte a la biblioteca a leer, o ir a visitar a algun familiar (puedes hacerlo) y que en un momento dado te permita volver a casa de otra forma, no estar quemada desde el punto de la mañana y aguantar con ello todo el dia, algo que cuando llegues a casa, aunque ya sabes lo que te puedes encontrar, que eso que te encuentres lo puedas afrontar más fresca, de otra forma... y sobre todo mi mas enhorabuena por seguir hablando... continua asi, entre todos podemos ayudar un poquitisimo, pero ya es algo, espero que asisea..
un abrazo, de los buenos..

pumuki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La chica de cristal dijo...

Todos los matrimonios discuten, pero para mí lo peor es cuando nos culpan de algo que no hacemos y nos entra esa impotencia por dentro que nos lleva a encerrarnos en nuestra habitación para llorar.

Miles de besitos y cuídate mucho.

Ronini dijo...

más de una vez dije, que lo más cruel de discutir en una relación es ese momento de dejarse hablar, de cada uno a un cuarto, de estar llorando sin calma,... y él durmiendo sin alteración alguna...
no grites, que t ehable tu interior, a ver que dice.
besos

Princesa dijo...

Guapa,

Es normal que estás cosas te influyan y te duelan, porque tú eres el escape para ellos. Ellos se apoyan en tí de forma independiente, y eso es un peso muy grande.

Pero preciosa, tú, desahogate, grita, llora, pide ayuda a quien necesites y a quien te apetezca, que eso, auqnue parezca tonto, te hará sentirte mejor.

Un abrazo enorme

PocasPecas dijo...

Stas bien?... por favor contesta!

en las nubes dijo...

te envio un abrazo lleno de energía!!!

y un beso :D

MARIA dijo...

Los gritos son reflejo de la lejanía entre los seres y esa lejanía difícilmente puede acortarse si ellos no comienzan a caminar.
Te mando mi silencio. Coge, querida mi silencio... mi cercanía.

Un abrazo.

Dorian dijo...

holaaaa xica poeta q tal!!!!! mu guay!!! sigue asi !!!
besos