jueves, 9 de abril de 2009

La sonrisa de los niños

Lunes por la mañana, son las nueve y estas en el esplai preparando todo el material, todos los disfraces, pensando en los ultimos detalles para que todo salga a la perfeccion, para no cometer ningun fallo, para que los niños puedan pasarselo bien y no dejen de disfrutar ni un segundo...

Son las 10, nos dirigimos al sitio donde hemos quedado y vemos a todos los niños con sus mochilas de campamentos llenas, mas grandes que ellos, los niños con sus padres, todos con una sonrisa de oreja a oreja, llegamos y los niños vienen corriendo, empiezan a abrazarnos, todos tienes unas ganas enormes de irse y yo no soy la excepcion...

Hablamos un poco con los padres, esperamos a que lleguen todos y nos dirigimos hacia nuestro destino, alla donde tan solo estaremos los monitores y los niños...alla donde el mundo sera solo nosotros, pued nadie nos molestara...

Empezamos con los disfraces, poco a poco van apareciendo personajes que les van explicando diferentes historias, los niños estan contentos pues tienen que ayudar y eso les encanta...juegos de pistas, talleres, olimpiadas, canciones...pero sobretodo alegria...

Todo va bien, por dentro me siento nueva, estoy en un mundo que me encanta, es el mundo que me regalan los niños, un mundo donde no existe el dolor, ni las malas intenciones, tan solo hay imaginacion, sonrisas y el aire que se respira te permite ser la niña inocente que un dia fuiste...

Por la noche vas a las habitaciones para darles un besito a cada uno y ves como les encanta igual que a ti...es precioso ese momento en el que los "angelitos" se van a dormir y nos deseamos mutuamente buenas noches...

Nadie quiere que se acaben los campamentos pues a todos nos encanta vivir en el mundo que juntos creamos...pero finalmente se ha de volver a casa...todos con una sonrisa en los labios nos despedimos mientras nos deseamos pasar una buena semana santa...la magia de los niños se queda en mi...y con ella supero el cansancio que llevo encima y cualquier problema me parece un nuevo reto de una historia ficticia que debo superar...

Despues de tantos abrazos, besos y mimitos tengo ganas de volver a ver a mis niños...pues son especiales, son magicos!!!

Y asi ahora empieza la semana santa sin ellos, mi semana santa...

8 comentarios:

Princesa dijo...

Nena, a veces los niños son lo mejor de lo mejor. A veces, aunque tengamos un día horroroso, ellos son capaces de dibujar una sonrisa enorme en nuestra cara.
Pasa bien estos días
Un besote

Mina dijo...

Una sonrisa no tiene con que pagarse, se siente tanta satisfacción e iluminan el alma mas gris, una transparencia que se disfruta y se comparte, me has llenado de tantas cosas lindas el corazón al leerte, tuve ganas de ver árboles y sonrisas y tirarme en la yerba fresca...
Deten esas sonrias en tu corazón y permite que iluminen cada segundo.
Besitos preciosa, que tengas hermosos días

Carliiita dijo...

No sé como he llegado hasta aquí, pero ha sido leer este texto y sentirme identificada. Adoro los niños y la gente como tu que se dedica a ellos. Yo tambien he estado en muchos esplais (de niño y de moni) y te aportan algo muy especial y diferente que no se podria describir con palabras.
Precioso texto =)

tetealca dijo...

Ya veo que has recargado las baterías. Tienes suerte de poder trabajar cerca de los niños que siempre trasmiten esa alegría. ¡Que dure Tris!
Un abrazo.

impersonem dijo...

Tris, me alegra ver cómo disfrutas de tu trabajo con los niños y cómo les haces disfrutar a ellos... cierto es que ver a los niños alegres y contentos es maravilloso...sin duda que son mágicos.

Besos.

mar dijo...

A mi me encantan los niños..un niño transmite todo su amor en la mirada, toda su ingenuidad en una sonrisa y toda su inocencia en todo su ser...
Un besito y una estrella.
Mar
Te echo de menos...:(

Anzili dijo...

Que bonic noieta, desprens quelcom màgic ho saps?

Has d'aprofitar aquest quelcom, aquesta meravella que tens a dins (encara que a vegades no la vegis), la i·lusió, la màgia, la fantasia, la paraula, son els millors regals que pot tenir l'èsser humà, i tu els tens... Ai caram, quina sort no?

Deu de ser una experiència agradable, que no he viscut mai per cert, he anat de campament, però com nen, no com educador...

Apa, una petó ben fort!

Maria Varu dijo...

El somriure dels nens és quelcom inexplicable.
Un somriure quan és ple d'innocència, de sinceritat obre les portes tancades a pany i clau, és l’expressió del que se sent, d'una manera àmplia, generosa, sense més intenció, és com un alè que et fa bategar el cor.

M'alegro molt de que aquests dies t'hagin satisfet tant.

Petons.